Hazte miembro

Recibe las mejores ofertas y actualizaciones relacionadas con La Voz del Cinaruco.

― Anuncio ―

AVISO
InicioNoticiasAraucano sobreviviente a dos minas explosivas contó su historia de vida

Araucano sobreviviente a dos minas explosivas contó su historia de vida

Luego de 90 días llegó a casa y lo hizo celebrando a lo grande porque extrañaba a su Arauca. Contó Víctor Gustavo Estupiñán, sobreviviente a dos minas antipersonales el pasado 15 de marzo en la vereda Mata Oscura en predios del complejo petrolero de Caño Limón.

Con la activación de la primera mina resultó con lesiones leves y aturdimiento por la onda expansiva su compañero de trabajo Edilson Carrillo. En su intento por auxiliarlos y sacarlos del área dos soldados pisaron de manera accidental la otra mina, donde resultaron heridos, uno de ellos con mutilación de una de sus piernas.

“Nosotros estábamos verificando una tubería para realizar una limpieza, una poda del terreno, pero nunca imaginamos que encontraríamos una mina, porque esos recorridos lo hacíamos continuos, en las estadísticas no se tenía un reporte de una situación de estas”, contó Víctor Estupiñán a este medio de comunicación.

Los rastros que le dejaron esta guerra absurda y la siembra de minas antipersonales por parte de los actores armados son evidentes. Amputación de parte de su pierna derecha, la pérdida de uno de sus dedos de la mano derecha, muchas cicatrices en su cuerpo por las esquirlas que lo impactaron y un daño en el oído, por lo que muy seguramente deberá ir a cirugía.

“Ahí vamos llevándola, han sido 90 días incapacitados en Bogotá, con mucha terapia y las que continuaré haciendo aquí en Arauca y Bogotá para culminar la rehabilitación”, dijo Víctor al relacionar su proceso de recuperación que lo tiene hoy aferrado aún más a la vida.

Con alegría nos contó que ya cuenta con dos prótesis, con las que no tendrá tanta limitación para caminar. Reveló que una de ellas se logró con la ayuda de sus amigos de trabajo en el campo petrolero de Caño Limón, la que fue traída desde los Estados Unidos y que constó la módica suma de 35 millones de pesos, quizás la que mayormente le ayuda a continuar placenteramente con su trasegar.

En su esposa, sus tres hijos de 8, 10 y 14 años radicó el valor para seguir viviendo y velando por ellos. Extrañó mucho a su Arauca del alma y dijo que lo aburrió el comer pollo en Bogotá.

Agradeció infinitamente a Dios, a su familia, a sus viejos y amigos que siempre le brindaron su voz, apoyo y una llamada telefónica en este difícil momento, los que se convirtieron en un aliciente de vida, señalando que continuará vinculado a sus actividades normales.

“A pesar de lo que suceda, siempre hay que echar pa’ lante, no dejarse doblegar de nada, cuando uno tiene una familia esos son los motores que a uno lo hacen llevar hacia adelante, pa’ tras ni para coger impulso!, puntualizó señalando este araucano, sobreviviente a dos mians antipersonales.

― Anuncio ―

AVISO