Noticias

Continúa crisis de las ferias del municipio de Arauca

Publicado:



Lo mismo del año pasado. Y no valió decir que este evento tenía que revaluarse y se hizo, pero parece ser que las recomendaciones no fueron acatadas. De la infraestructura abandonada se acuerdan las administraciones en el mes de octubre. Desde su creación de esta infraestructura cuestionada ha estado en el más completo abandono y en un peladero, porque ni siquiera está arborizada como más de 14 años en que se viene haciendo los cuestionamientos.

 

Los pocos asistentes reconocieron el esfuerzo hecho por la organización en tener al menos unas locaciones. Unos de comida, las Secretarías de Agricultura del departamento y municipio, esta última que se la debió jugar invitando con los mercados campesinos, no hubo mucho para ver en la parte agrícola…qué vergüenza en una región tan productiva.

Unos escasos puestos de comida, así como un productor apícola y dos vendedores ambulantes de sobreros y pochos, fueron los presentes en esta feria. Además, se vincularon algunos representantes de la parte de maquinaria agrícola de Arauca como de la región del Sarare.

Quienes asistieron contaron a este medio, la calidad del ganado que estuvo presente en los corrales, donde se demuestra que los ganaderos araucanos están haciendo el esfuerzo para mejorar la genética de sus animales. Otro punto que destacaron fue la capacitación que recibieron los ganaderos con las charlas educativas y de conocimiento que deben poner en práctica los productores en sus ganados, como el mejoramiento de praderas.

No cayó muy bien, el hecho que para el ingreso de vehículos al recinto ferial se le cobrara a un motociclista $2 mil pesos y a un vehículo hasta $3 mil pesos. A esta situación se sumó los continuos operativos que mantuvo la policía de carreteras en el corredor vial de acceso y salida del municipio de Arauca, lo que en parte contribuyó al fracaso de este evento.

Serán los próximos mandatarios quienes reevalúen la organización de este evento que era muchísimo mejor cuando no se contaba con recurso, el gremio ganadero y agricultor se reencontraban y la comunidad se deleitaba con los parrandos y las orquestas populares.


Compartir en redes sociales