Noticias

Cuando la sal se corrompe

Publicado:

  • Algunos jóvenes políticos en Arauca asimilaron y superaron lo hecho hasta ahora por la clase política tradicional, clientelar y corrupta de la región



En un pasaje bíblico, Cristo les dice a sus apóstoles que son la sal de la tierra, y que si se corrompen, se corromperá el mundo. Así mismo nos sucedió con la mayoría de jóvenes que llegaron a la política Araucana, se corrompieron y dieron muy mal ejemplo a la sociedad.

Pensando en la renovación de la clase política de nuestra región,un grupo de jóvenes se lanzaron a esa nueva aventura. Les creímos y los apoyamos, pensando que darían la pelea por los menos favorecidos, por cambiar las costumbres políticas, pero fue todo lo contrario, se afino la “mañosería”, el abuso y el descaro. Sin sonrojarse, estos “pollos” o más bien “pillos”, se pasean en sus costosos vehículos, cuando nunca habían tenido un empleo y en algunos casos, vivían bajo la tutela de sus padres.

Entre ellos y su cerrado grupo de amigos, programan costosos viajes y se puede apreciar el derroche y la “vida loca” que llevan, a través de sus publicaciones en las redes sociales, al mejor estilo de “los Ambuila”, que se hicieron famosos por su Lamborghini y otros excesos.

La sociedad confió en ellos porque creyó en sus hojas de vida “limpias”. Profesionales especializados en las mejores universidades, jóvenes de buen vestir y buenas costumbres, pero no todo lo que brilla es oro. Con esa misma capacidad asimilaron y superaron lo hecho hasta ahora por la clase política tradicional, clientelar y corrupta de Arauca.

Este tipo de “príncipes perfumados”, ocupan cargos importantes y de responsabilidad en el ámbito local; se desempeñan en puestos que van desde secretarios privados, directivos de entes descentralizados y hasta llegaron a las corporaciones públicas, con una fachada de impolutos, perfilándose como la renovación política que se estaba esperando.

Estos “muchachones” dejaron una muy mala imagen en su generación y en la población. Arauca necesita de verdaderos líderes; de una renovación política que piense en el interés colectivo, en el bienestar de la sociedad, y no en solucionar sus problemas personales ,económicos, con los recursos de un pueblo que aguanta hambre, que lucha por sobrevivir y mantener a sus familias.

Bienvenida la renovación, pero ante todo, necesitamos de gente honesta y trabajadora. No permitamos que "la sal se vuelva sosa", que se siga corrompiendo, porque entonces nunca saldremos de ese círculo vicioso de corrupción, que Arauca necesita romper con urgencia.


Compartir en redes sociales