Noticias

Liberado militar secuestrado en la frontera de Norte de Santander

Publicado:



El soldado fue entregado a una comisión humanitaria en límites entre Norte de Santander, Arauca y Boyacá, confirmó el Defensor del Pueblo en Arauca, quien hizo parte de esta liberación.

 

En límites entre Toledo en Norte de Santander y en las aproximaciones del municipio de Cubará en Boyacá, fue entregado a una comisión humanitaria integrada por un sacerdote de la iglesia católica y la Defensoría del Pueblo del departamento de Arauca, en cabeza de su titular, padre Deisson Ramiro Mariño Gómez, fue entregado el cabo primero del Ejército Nacional, Ángel Mauricio Acevedo Torres, secuestrado por la guerrilla del Eln en la frontera colombo venezolana.

Su plagio se produjo el pasado 07 de enero cuando el uniformado se encontraba de vacaciones y se desplazaba por el corregimiento de Juan Frío en Villa del Rosario de Cúcuta, cuando fue secuestrado por miembros del Ejército de Liberación Nacional Eln pertenecientes al Frente “Carlos German Velasco”.

El defensor del Pueblo en Arauca, Deisson Ramiro Mariño Gómez, aseguró que el uniformado fue recibido en relativas condiciones de salud, aunque tenía afectación en una de sus rodillas, producto de una caída de las caminatas largas a la que fue sometido. Tras su liberación fue comunicado con su grupo familiar que celebró esta liberación.

Luego de la entrega a la comisión humanitaria de la iglesia y la defensoría, el uniformado fue trasladado hasta las instalaciones del Grupo Mecanizado No. 18 general Gabriel Revéiz Pizarro del municipio de Saravena, donde fue recibido por el comandante y desde allí fue remitido al Hospital Militar en la ciudad de Bogotá donde viene recibiendo el tratamiento médico y el acompañamiento psicológico necesario.

El militar en la actualidad hace parte de la Décima Quinta Brigada XV del Ejército en el departamento del Choco, donde se espera sea llevado luego de su tratamiento médico.

El medio de la liberación el grupo insurgente envió una comunicación donde justifica el hecho del secuestro, pero también señala que fue un gesto humanitario de devolverlo a la libertad. Antes esta iniciativa la Defensoría del Pueblo destacó el gesto humanitario que mostró la guerrilla del Eln de respetarle la vida.

Como ministerio público, el padre Deisson Ramiro Mariño Gómez, recordó a las partes que el Derecho Internacional Humanitario sabe del principio de distinción para la población civil, la que no participa de las hostilidades y los combatientes que están desarmados y vestidos de civil están protegidos por el DIH, por lo que no deben ser objeto de ataque, reiterando que la iglesia católica y la Defensoría del Pueblo estarán presto para impulsar los derechos humanos en Arauca y Colombia.

 


Compartir en redes sociales